De la incertidumbre en el TEBAM

Publicado: agosto 22, 2012 en Artículo, Educación, Pedagogía Crítica

Todo lo que existe tiene un contrario con el que debe luchar, sin lucha no habría movimiento y consecuentemente la vida no existiría

Heráclito

 Haber, haber, haber…

Pensemos un poco. Teniendo como premisa general la idea de Engels sobre el “Manifiesto Comunista”: “… toda la historia –(…)- ha sido una historia de lucha de clases, de lucha entre clases explotadoras y explotadas, dominantes y dominadas, en las diferentes fases del desarrollo social…” Nuestra situación no difiere mucho de las condiciones sociales de 1848, año en que fue publicado el Manifiesto. La estructura de dominación se mantiene presente.

La situación que a traviesa el TEBAM es, como decirlo, incierta. Más si consideramos que nosotros somos los protagonistas de tal suceso. El problema,  a primera vista, pudiera parecer complejo; pero no lo es. Nuestro problema es más de “apatía”, enajenación o voluntad que de reflexión. El escenario que tenemos es muy simple, lamentablemente no hemos asumido con responsabilidad la tarea que nos corresponde. Veámoslo detenidamente.

Primero. Identifiquemos la correlación de fuerzas. Tenemos, institucionalmente hablando, al TEBAM cuyo objeto es impartir servicios educativos de calidad en el nivel bachillerato y educación media superior, en la modalidad educativa que aprovecha las tecnologías de la información y telecomunicaciones para divulgar e impartir los diferentes contenidos, proporcionando al estudiante los conocimientos, habilidades, actitudes y valores que contribuyan a su consolidación como persona en el aspecto psicológico, intelectual, laboral y social, consiguiendo así su formación integral, mediante planes y programas actuales que respondan a las necesidades prioritarias de los jóvenes en nuestro Estado”. (Decreto de Creación Telebachillerato). A la SEE cuya misión es Garantizar a toda la población una educación democrática, laica, obligatoria, gratuita, integral, de calidad, con equidad, pertinencia y calidez humana, en los distintos tipos, niveles y modalidades, con transparencia y probidad. Al Estado que considera en el Artículo 3º de nuestra Carta Magna educación gratuita, La ley General de la Educación. Al SUTTEBAM cuyo objeto es  I. El estudio, mejoramiento y defensa de los intereses y derechos colectivos de los trabajadores, académicos (asesores) y administrativos del Telebachillerato Michoacán, y; II. Mejorar las condiciones de vida en lo social, económico, académico, cultural, profesional, político y jurídico, como formas de superación de la calidad humana.

 

Segundo. Nosotros en cuanto a ciudadanos y ciudadanas libres, tenemos como responsabilidad primera cumplir con los mandatos del Estado, luego cumplir a cabalidad con la relación laboral sujeta al TEBAM. Primera pregunta: ¿lo estamos haciendo? Bien. Si no lo estamos haciendo no es por nuestra incapacidad operativa, sino porque ni el Estado y mucho menos el TEBAM están cumpliendo con los mínimos para alcanzar los objetivos que plantean; sirva de ejemplo la miseria de sueldo y la ausencia total de garantías individuales: sin prestaciones, sin seguridad social, sin las mínimas posibilidades de desarrollo humano. Allí, está el problema.

Tercero. Lo realmente alarmante es que el SUTTEBAM tampoco está cumpliendo con su objeto. Y la responsabilidad no es del CEE. La responsabilidad es cada uno de quiénes lo que integramos. Porque no tenemos la dignidad para exigir lo que nos corresponde, porque no tenemos conciencia de clase, porque preferimos la conformidad, la humillación, la corrupción a la lucha. La tarea es simple, asumir a totalidad el rol que nos corresponde como trabajadores siendo explotados.

El primer paso que deberíamos hacer es un “análisis de coyuntura”. Sin embargo, por la falta de tiempo y la ausencia de un Plan de Acción Inmediato ante las imposiciones del Estado a través de la Dirección General del TEBAM. Imposiciones tales como el emplazamiento del Ciclo Escolar y el posible cierre de centros. Es necesario comenzar a realizar acciones concretas considerando que muchos de los TEBAS se inauguraron a través de la presión social de las comunidades, es a ellas a quienes debemos recurrir en primera instancia como aliados naturales en la defensa de la educación.

  ¿Qué hacer?

MJ

Comentarios y sugerencias: vladimirjgz@yahoo.com.mx

Fuente: http://www.facebook.com/vladimir.juarez.18

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s